Cupon 'Bienvenida' de 30€ para Servicios de Empresas

Ahora creación de empresas GRATIS con el cupón: EMPRESAGRATIS

¿Sale a cuenta comprar la 2a vivienda como empresa?

Si compras una segunda vivienda que es mejor, comprarla como persona física o como empresa mercantil?

En algún momento te has podido plantear el por qué existen entidades patrimoniales, o lo que es lo mismo una sociedad (normalmente una sociedad mercantil) en la que la mayoría de sus activos son elementos que no están afectos a la actividad de la empresa.

Estas empresas son sociedades instrumentales y en la mayoría de casos ni realizan propiamente actividades económicas como tales únicamente se dedican a poseer activos ya sean inmuebles o acciones de otras empresas.

¿Son ilegales este tipo de sociedades?

Aunque este tipo de sociedades tengan muy mala fama, son perfectamente legales y es que acaso una sociedad no puede comprar un inmueble.

Y por lo tanto si es legal por qué tiene tantas repercusiones?

Por desconocimiento. Cualquier persona puede crear una sociedad y a través de ella comprar un inmueble pero existen algunas operaciones fiscales concretas que muchas personas se olvidan de realizar para pagar menos impuestos.

Pero entonces si realizas esta planificación no te ahorras impuestos?

Al contrario, comprando una segunda vivienda a través de una empresa te puedes ahorrar muchos impuestos, pero hay que tener en cuenta distintos aspectos que comentamos a continuación.

Se debe tener en cuenta a qué uso utilizas esa segunda residencia. Si el uso de la segunda residencia es como residencia de vacaciones entonces sí que es mejor comprarla a través de una sociedad y el motivo es muy claro, cuando una persona física tiene una segunda residencia, en su declaración de la renta debe realizar una imputación de rentas (tal y como determina la ley de IRPF) es decir, pagar impuestos por tener patrimonio inmobiliario al no ser la vivienda habitual. Esta imputación inmobiliaria se calcula de la siguiente manera, para obtener la base se multiplica el 1,1% del valor catastral. Posteriormente sobre la base de debe multiplicar por el tipo impositivo de IRPF que tiene cada persona, de esta manera obtenemos los impuestos que pagamos de más por tener una segunda residencia y así de forma sucesiva si tenemos más de una a nuestra disposición.

Si creamos una sociedad, nosotros en la renta no pagamos más impuestos por tener acciones en una sociedad y en la misma empresa puedes comprar inmuebles, por lo tanto te ahorras IRPF.

Pero y que pasa si tengo una segunda residencia y la tengo en alquiler, hay que ver para que uso lo alquilas. Si el alquiler de mi inmueble es de una residencia entonces no merece la pena crear una sociedad y el motivo es porque en la declaración de la renta existe una bonificación del 60% sobre la base del beneficio del alquiler de una vivienda, en cambio si quien lo alquila es una  sociedad no existe esta bonificación a no ser que dicha sociedad posea 8 o más inmuebles para alquiler de residencias.

Si el uso del alquiler de nuestro inmueble es de uso distinto al de vivienda, entonces a priori no existe ninguna diferencia entre comprar nuestra segunda residencia o cualquier otro inmueble como persona física o como persona jurídica, pero hay que tener precaución, porque hay que recordar que el tipo impositivo del impuesto de sociedades es fijo del 25% en cambio el de tipo impositivo del IRPF puede variar según la cantidad de ingresos que tenga cada persona.

También habrá que considerar el impuesto sobre el patrimonio, cuando una persona física tiene muchos inmuebles si estos inmuebles en lugar de tenerlo como persona física lo tiene una sociedad que será tratada como entidad patrimonial y tiene grandes bonficaciones en el Impuesto  del patrimonio.