Cupon 'Bienvenida' de 30€ para Servicios de Empresas

Ahora creación de empresas GRATIS con el cupón: EMPRESAGRATIS

Cómo pausar la actividad de una empresa

¿Se puede congelar o pausar la actividad de una empresa? ¿Cómo lo hacemos?

A lo largo de la historia de cualquier negocio se pasan épocas buenas y momentos más difíciles.

A veces por determinadas circunstancias, una empresa puede enfrentarse a decisiones que impliquen el cese de sus actividades de manera temporal o la extinción definitiva de las mismas.

En el caso de las sociedades, conviene diferenciar entre el cese de la actividad y la extinción definitiva:

  • El cese es la suspensión temporal de todas las actividades empresariales. La empresa sigue existiendo, pero en un estado de inactividad. Podría decirse, por tanto, que la empresa existe como tal, pero está inactiva.
  • La extinción definitiva supone la finalización de todo tipo de actividad con motivo de su disolución.

Para el empresario individual el cese y extinción son equivalentes, es decir al cesar la empresa finaliza de forma definitiva el desarrollo de todo tipo de actividad, es decir se extingue.

En este artículo vamos a centrarnos en cómo congelar o pausar la actividad de una empresa y cuáles son los pasos que debes seguir.

 

Notificación a Hacienda

Para dejar una sociedad inactiva debes comunicarlo a la Administración Tributaria mediante la presentación del Modelo 036 haciendo así una declaración censal de modificación en el Censo de Empresarios, Profesionales y Retenedores.

Debes marcar la casilla 140 correspondiente a «Dejar de ejercer todas las actividades empresariales y/o profesionales (personas jurídicas y entidades, sin disolución, entidades inactivas)», indicar en la casilla 141 la fecha efectiva del cese en la actividad y firmar el modelo.

 

Consecuencias y obligaciones de la pausa de actividad

Aunque la sociedad esté inactiva y no tengas movimientos, sigue obligado a presentar anualmente:

  • El Modelo 200 del Impuesto sobre Sociedades.
  • Las cuentas anuales en el Registro Mercantil.

Si no lo presentas interponen sanción a la sociedad.

En caso de no hacerlo, te cierran el registro mercantil y esa sociedad no puede operar con ese registro hasta que lo deposites.

 

Otras consecuencias y obligaciones derivadas del cese son las siguientes:

  • Cesan temporalmente las actividades empresariales o profesionales.
  • La sociedad queda inactiva, pero mantiene la personalidad jurídica.
  • No se pueden emitir facturas por la entrega de bienes o prestación de servicios propios de la actividad empresarial.
  • Se debe seguir elaborando la contabilidad según el Código de Comercio y Plan General Contable.
  • La empresa tiene que seguir legalizando los libros y depositando las cuentas anuales en el Registro Mercantil.
  • Se mantiene la obligación de presentar el Impuesto de Sociedades.
  • Es obligatorio presentar las declaraciones periódicas por las obligaciones de retención que siga teniendo la empresa.
  • Es obligatorio presentar la declaración del IVA de aquellas facturas que tengan relación con el periodo del ejercicio en el que la empresa estaba todavía activa.
  • Se deben presentar las declaraciones informativas anuales a las que esté obligada la empresa y seguir accediendo a la Dirección Electrónica Habilitada (entidades obligadas: sociedades anónimas, sociedades limitadas y grandes empresas) donde recibirá las notificaciones pendientes.

 

Ahora que ya sabes que sí quedes pausar o congelar la actividad de tu empresa, no dudes en contactar con nosotros si necesitas ayuda o que te asesoremos con más detalle.